domingo, julio 17, 2005

Remezón

A medida que el ruido se hacía más insoportable empezó a temblar la tierra de afuera hacia adentro.

-Lo que está pasando arriba no es nuevo. Sucedió en las montañas, valles y llanos costeros que habitaban nuestros antepasados. No conformes con diluir nuestra sangre, tomar nuestras tierras y esclavizarnos, ni siquiera después de tanto tiempo, nos permiten el descanso eterno al socavar nuestras tumbas sagradas. Vendrán por nosotros, y como han hecho antes con otros desenterrados, nos pondrán en vidrieras separadas y mucha gente que ahora parece tomarnos en cuenta, vendrá a vernos. Pero no se preocupen, nuestro espíritu ya ha entrado en sus cuerpos y aunque mueran ahogados en el río que hoy quieren domar, los seguiremos habitando...

Cuando el anciano terminó de hablar, volvió el silencio y reinó la quietud, al tiempo que todos se sintieron tocados y elevados por las mismas manos que hacía poco, hacían temblar la tierra.

1 Comments:

Blogger Manuel Armando Clavell said...

Muchacho, dijo el viejo en un aparte, ¿cómo has cambiado la pintura telúrica por el negro y el dorado? Estamos en guerra, abuelo, y quiero que lo sepan los blancos, dijo el muchacho.

lunes, julio 18, 2005  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home